Close
Maturín, Monagas Km 1 Vía la Toscana, Final Av. Bajo Guarapiche, Piso 1, Of 1, San Miguel Country Club
0414-7868906
JOSÉ MIGUEL RAMÍREZ Y EL LOGRO DE ESTAR EN EL LAAC

JOSÉ MIGUEL RAMÍREZ Y EL LOGRO DE ESTAR EN EL LAAC

JOSÉ MIGUEL RAMÍREZ Y EL LOGRO DE ESTAR EN EL LAAC

La mayoría de los días, José Miguel Ramírez sale de casa alrededor de las siete de la mañana, termina las clases en torno a las dos y media de la tarde y, después de merendar, se dirige al San Miguel Country Club para practicar.

A continuación, se va a casa a trabajar en su putt. «Puttear en la alfombra es más parecido a un green real que en el campo», dijo Ramírez. Aunque suene extraño, esa es la situación real de Ramírez en Maturín, Venezuela, donde las crisis económicas y políticas del país han hecho que muchas instituciones –entre ellas los clubes de golf—tengan dificultades para sobrevivir.

El césped del campo de prácticas de este campo es esponjoso y no deja de crecer. La lluvia frecuente en el este de Venezuela hace casi imposible mantener el pasto corto. La superficie de los greenes también es desigual, lo que hace que Ramírez tenga que intentar simular las condiciones de un green de competición en su casa.

«Así es la vida», dijo. «No hay nada que pueda hacer». A pesar de esos retos, Ramírez, de 17 años, ha desarrollado su nivel de juego hasta llegar esta semana a El Camaleón Golf Club, donde compite en su primer Latin America Amateur Championship. Se anotó 77 golpes (+6) en la primera ronda, en la que destacaron dos birdies en los hoyos 6 y 10.

Ramírez sabe que va a tener que jugar mejor para poder pasar el corto, pero confía en sus habilidades. «Tengo que jugar mi mejor golf mañana», dijo. «Las condiciones fueron duras con el viento. Pegué bastantes golpes de salida, pero los putts no entraron.

Sin embargo, el simple hecho de estar en el LAAC es un logro dentro de la progresión paso a paso de Ramírez. Aunque sigue jugando al fútbol y el béisbol como la mayoría de sus amigos, se está concentrando en el golf para poder superar las dificultades de la vida cotidiana en su país de origen.

«Uno de mis objetivos en 2019 era estar aquí en 2020», dijo. «Me gustaría ir a la universidad en Estados Unidos y quiero esforzarme para hacer todo lo que pueda para que suceda».

Al menos un golfista de alto nivel apuesta por Ramírez esta semana. Jhonattan Vegas, que también creció en Maturín, lleva en el PGA TOUR desde 2011 y ha estado intentando ayudar a los jóvenes golfistas venezolanos mediante una serie de torneos juveniles auspiciados por él.

Según Ramírez, estos eventos, en los que suelen participar alrededor de 60 jugadores, se celebran durante dos días y ofrecen a los golfistas juveniles una oportunidad de obtener puntos del ranking amateur y experimentar la presión de la competición.

Vegas, que ha seguido de cerca los avances de Ramírez, dijo que ha pasado mucho tiempo con él y los describió como un muchacho que «está ganando mucho» y «tiene muchas posibilidades».

Por su parte, Ramírez está agradecido del apoyo de Vegas y le considera una inspiración. Dijo que uno de sus mejores momentos de su vida ha sido pasar tiempo con Vegas en su casa de Houston, donde los dos practicaron y jugaron juntos en The Woodlands. Fue una experiencia esclarecedora para Ramírez. En un momento de la ronda en el hoyo 17, Vegas ejecutó un pitch de 30 yardas al green desde al lado del agua. Ante la mirada atónita de su pupilo, el golfista profesional embocó la bola y Ramírez bromeó diciendo que había tenido suerte.

Vegas no se inmutó, puso otra bola y volvió a embocarla desde el mismo sitio. «Fue impresionante», dijo Ramírez. «Sueño con poder hacer las cosas que puede hacer Vegas».

 

Fuente: http://www.laacgolf.com/es/jose-miguel-ramirez-y-el-logro-de-estar-en-el-laac/